• Av. José Vasconcelos 650 Ote. Piso 1
  • informacion@altacredit.mx
  • Horarios de atención: 8:30AM a 2:00PM – 3:30PM a 6:00PM
  • admin
  • September 22, 2022

Por Marco Antonio García Velázquez

Para contar con efectivo suficiente que soporte el crecimiento, tradicionalmente, los líderes de negocios recurren a diversas fuentes de financiamiento, el problema es que muchos lo hacen sin tener una base financiera sólida.

Según datos oficiales del INEGI, en México existen 4.1 millones de empresas, de las cuales 99.8% son consideradas “PYMEs”. Aunque su aporte al 48% al PIB del país es considerable, la mayoría de estas empresas no rebasará los 5 o 10 millones de pesos en ingresos anuales.

Para contar con efectivo suficiente que soporte el crecimiento, tradicionalmente, los líderes de negocios recurren a diversas fuentes de financiamiento, el problema es que muchos lo hacen sin tener una base financiera sólida que les permita administrarlo correctamente, entender sus números y saber cómo destinarlo a aquello que soporte el crecimiento.

Daniel Marcos, CEO de Growth Institute, afirma que: “como asesor me asusta la cantidad de emprendedores que no entienden sus números y aún así buscan financiamiento esperando buenos resultados”.

De acuerdo con el Reporte de Crédito Pymes de la Fintech Konfío, el 92% de las Pymes utilizan el capital de financiamiento para pagar deudas, lo que muestra un desconocimiento en la administración y en el crecimiento del negocio.

Alan Miltz, emprendedor experto en finanzas, recomienda que, antes de recurrir a financiamiento, los líderes entiendan todo sobre su flujo de efectivo ya que los prestamistas no están interesados en ingresos o ganancias sino en la capacidad de pago de deudas de la compañía. Por ello enfócate en tu historia financiera compuesta por 4 partes:

  1. Rentabilidad: los componentes que hacen a tu empresa rentable.
  2. Capital de trabajo: cuentas por pagar, cuentas por cobrar, inventarios, etc.
  3. Otros capitales: activos adicionales con los que cuentas.
  4. Financiamiento: inversiones que te ayuden a soportar el crecimiento.

Como puedes ver el financiamiento es la última parte de la historia financiera, no la primera; los líderes de negocios han sido educados para invertir el orden para buscar financiamiento sin siquiera haber comprobado su modelo de negocios o sin tener conocimiento pleno de sus finanzas.

Una vez que puedas contar tu historia financiera, estarás listo para buscar el financiamiento más conveniente para ti:

1. Financiamiento de deuda: consiste en pedir prestado dinero a un prestamista que eventualmente cubrirás adicional a intereses. En otras palabras, es un préstamo de un capital con el que no cuentas todavía, es un sistema que te permite gastar dinero incluso antes de generarlo.

Las ventajas de este tipo de préstamos es que tienes control de cómo se gasta ese capital, depende de ti cómo lo distribuyes e inviertes en el crecimiento de tu negocio y hay muchos tipos de préstamos con amplios rangos en cuanto al monto y el tiempo de pago. El riesgo es que puede tomar tiempo recibir el préstamo de acuerdo al puntaje crediticio y las finanzas de la compañía.

2. Financiamiento de capital: es cuando intercambias parte de la propiedad de tu negocio con inversionistas a cambio de su capital. Este es uno de los financiamientos más solicitados por emprendedores, durante 2021 superó los 4,000 millones de dólares, un incremento de 294% respecto de 2020.

Sus ventajas son que no se debe pagar intereses sobre el capital recaudado, por lo que no es necesario invertir ganancias en deudas. Además, los inversores adecuados pueden ser cruciales para brindar experiencia, asesoría y ampliar la red de conexiones.

Sus desventajas son que, desde el momento en que decides aceptar un sólo peso de este capital, tu negocio deja de ser tuyo pues al tomarlo concedes parte de la propiedad y el poder de toma de decisiones. Ahora deberás consultar tus decisiones con tus inversores quien puede que no añada suficiente valor y expertise.

3. Financiamiento con efectivo de los clientes: este tipo de financiamiento es un modelo creado por el experto en capital privado John Mullins y tienen el objetivo de que sean los clientes quienes inyecten el capital a la empresa.

Su ventaja es que permite validar el modelo del negocio para saber si hay gente dispuesta a adquirir el producto o servicio. Además, la compañía queda en las manos de los líderes por lo que pueden enfocarse en crecer y no en cubrir deudas. Es la mejor alternativa para compañías pequeñas y medianas que necesitan tener el control de sus decisiones y su crecimiento para posicionarse cada vez más como jugadores relevantes de su mercado.

Antes de recurrir a financiamiento es importante que los líderes empresariales tengan profundo conocimiento de sus finanzas y tengan la seguridad de que su compañía está lista para este tipo de capital. Entender su capital a este nivel será clave en un año en el que el tema más importante es el efectivo y la creciente pérdida de su valor.

Prev Post
Pronóstico optimista del presupuesto de México para 2023 puede conducir a recortes de gastos: Fitch
Next Post
Pymes voltean a ver a fintech

Leave a Comment

Asistencia Online
¿Cómo te podemos ayudar?
¡Hola!
Si necesitas ayuda, aquí estamos. (: